La monarquía virtual

Cualquier joven de la época actual, dispone de numerosos juegos de computación, en los que se suceden estrategias y diferentes repuestas a los problemas civilizatorios. Así por ejemplo hay un juego que ofrece variadas respuestas a las crisis económicas y sociales. Respuesta 1.- Poner una iglesia. Rsepuesta 2.- Aumentar las fuerzas de Orden Público. Respuesta 3.- Desencadenar una guerra contra un país "enemigo" ..... Y así sucesivamente se van desgranando unas respuestas que tratan de educar a los jóvenes en la destrucción y egoísmo supremo (el famoso superman nietzschiano), como motor de la era capitalista actual.

Pero los españoles acabamos de añadir una respuesta a ese juego. Respuesta X.- Pon un rey! Podría haber sido reina, de haber seguido la Ley sálica que engendraron las guerras carlistas por parte de los patriarcales conservadores hispanos, en el ascenso isabelino, tras las monarquías absolutas de Fernando VII y los cien mil hijos de San Luis. Pero claro ... Elena, la hermana del príncipe dorado (los del amanecer dorado de la emparentada casa griega), no parece ser la idónea ante el atraso mental mostrado por la dinastía del Bourbon four Roses. La segunda infantica, está en Suiza, gobernando las fugaces cuentas de su esposo que aprendió a mover la mano con el balón y ahora mueve las comisiones por el globo terráqueo. Está en las bambalinas por si acaso debe ejercer en caso de apuros, protegida por la Caixa del conde de Barcelona. Así que por decisión de los partidos políticos, hasta ahora mayoritarios, se ha tomado la decisión de encumbrar al que queda. Lo han hecho con aires marciales de la marina. (Cosillas simbólicas contra los terrenos periféricos peninsulares). Poder militar y corona garantizan los valores patrios, frente al enemigo interior y exterior, nos insisten los constitucionalistas monárquicos que aforados en sus castillos, resisten la crítica generaliza a su régimen corrupto!

El juego tiene sus ciertos bemoles. Porque tenemos unos tiempos de dislocación económico social de chupa dominae. Y no digamos de dislocación territorial, de los dos grandes bastiones territoriales de la industria española, que reclaman independencia, visto que el poder económico financiero central español no garantiza la continuidad de la industria en esos lares. La banca, turismo, prostitución, especulación urbanística, juego, drogas, caza, porcino y las hortalizas de Almería, que emergieron de los poderes financieros de los kuwaitís en los años 80 ( dodne la casa Real ya mostró sus primeras "habilidades" con los jeques del petróleo), no son garantes de ningún valor sólido de futuro. Hasta los cerdos se les ha desencadenado una Epidemia de Diarrea porcina (PED), no menor que la que sufren los continuadores de la restauración monárquica. Tras ella están los "sesudos dirigentes" como Rajoy, Floriano y la Cospedal que han sido secundados, "por responsabilidad de estado", por los Rubalcabas y el aparato monárquico del PSOE, que sigue jugando a mantener la imagen de la pasada "República coronada". Un pasado reciente en el que nada realmente nuevo cambió, siguiendo el juego del clan aventurero de los grupos financieros españoles. Unas finanzas que han irrumpido en el juego internacional, descabalgando el aparato financiero de la economía real y sometiendo a España a la ruleta de los grupos bursátiles con menos escrúpulos. Dejen hacer a los mercados, decían. Y los mercados nos han dejado una deuda que la han transferido a soberana, por el acuerdo del birlibirloque parlamentario de un bipartidismo bicameral, que comienza a hacer aguas.

Y ahora, qué? Pues ahora asistiremos a la virtualidad a tope! La era cibernética conductista tratará de mostrarnos una realidad virtual inexistente, con un país en el que algunos territorios ya tienen un paro con cotas próximas al 50%. Con una deuda externa brutal. Con un fondo para pagar las pensiones diezmado. Con una Europa dividida y ajena a su papel democrático en la historia actual, en la que tiemblan los fundamentos de todas las civilizaciones. Y pelo en pecho, el papel de la corona y el ejército mostraran, como teleñecos movidos entre los bastidores de las finanzas, que España es constitucionalmente una! La corona ha sido renovada en su semental sagrado, ajeno a toda democracia soberana. Y volverán a decir que no hay dinero para Investigación y Ciencia. Que no hay dinero para sanidad. Que no hay dinero para educación. Que no hay dinero para las crisis de los municipios. Que no hay dinero para pensiones. Que se vayan los inmigrantes, Que los industriales exporten como les venga en gana y que el mercado real de mercancías reales quede desfigurado ante los datos de los indices bursátiles de los magos de las finanzas. Y mientras tanto trasladar dinero para reforzar la seguridad de una minoría que ha arrastrado a nuesta patria nuestra a un descrédito descomunal ante las naciones de nuestro entorno. Eso, si no nos llaman a hacer de palanganeros en nuevas guerras del exterior, en escenarios en los que choques civilizatorios entre Oriente y Occidente se afanan en repartirse el mundo.

La incipiente respuesta republicana, solicitaba estos días en las calles, que España necesita de un cambio profundo. Solicitaba un referendum y la apertura de un proceso constituyente que nos han negado, en forma pucherazo parlamentario. Así que debemos tomar conciencia de nuestra inicial fuerza y debemos saber agruparnos sin sectarismos. Entre otras cosas para evitar que los sueños de la sinrazón y la virtualidad, nos lleven a mundos que como en los juegos de Peter Pan, nos trasladen al país de nunca jamás! Y somos nosotros mismos y nuestras circunstancias las que deben ser la raiz del diálogo social. Entre las diferentes corrientes poilíticas y sociales en un amplio proceso de convergencia que nos lleve a una ruptura con el virtual estado de cosas, que no tiene respaldo material, y cada vez menos parlamentario. La vía del Ganemos (Guayem) en las municipales de Barcelona, como propuesta unitaria de los demócratas y progresistas podría servir de ejemplo para avanzar. Y en ese camino debemos ser generosos con aquellos que están por la democracia y el progreso. La República es generosa con aquellos que creen en la democracia y en la soberanía del pueblo. Sólo los corruptos aforados con privilegios, tras los castillos de una inquisición, que no justicia, se escapan de las manos tendidas de nuestra libertad. Pero realmente son tan pocos, que solamente su mundo virtual del futbol de las estrellas y el ama rosa, son los únicos que permanecen. ¡Tal es la marca de su España!

Jorge Hernández